Blogia
Akelarre

Sexualidad

Poliamor

Poliamor

Poliamoría es un neologismo que significa tener más de una relación íntima, simultánea, amorosa, sexual (no necesariamente), duradera, con el pleno consentimiento y conocimiento de todos los amores involucrados. El individuo que entra o se consideran a sí mismo emocionalmente capaz de tales relaciones se define a sí mismo como poliamoroso, también llamado poli. En algunos círculos se utiliza el término poliamor para referirse a la práctica de la poliamoría.

 Fuente: wikipedia

Algunas formas de poliamoría incluyen

  • Polifidelidad. Involucra múltiples relaciones románticas donde el contacto sexual se restringe a los miembros específicos del grupo.
  • Relaciones jerárquicas. Distingue entre relación “primaria” y “secundaria” (i.e. la mayoría de matrimonios abiertos).
  • Poligamia (poliginia y poliandria). Donde una persona se casa con varios esposos (poliandria) o varias esposas (poliginia), ( las cuales entre ellas mismas, pudieran o no estar casadas o mantener relaciones).
  • Redes de relaciones conexas. Donde una persona puede tener varias relaciones en diversos grado de importancia con varias personas.
  • Relaciones mono-poliamorosas donde uno de los integrantes es monógamo pero acepta que el otro sostenga relaciones externas.
  • Arreglos geométricos. Que se describe por el número de personas involucradas y su relación de conexión. Por ejemplo, “trío” y “cuadra”, tanto como en geometrías “V”, “N” y “W”, donde el vértice llamado “pivote”, corresponde al individuo que tiene dos conexiones.
  • Tribu, clán. Donde las relaciones de amistad, amor y sexualidad, obedecen a redes complejas entre sus miembros, pero manteniendo entre todos una identidad y cuidado común.

Algunas personas en relaciones exclusivas pueden describirse aún como poliamorosos, sí mantienen lazos afectivos con más de una persona.

[editar] Relación abierta

Relación abierta denota una relación (usualmente entre dos personas) donde los participantes son libres de tener otros amores; cuando dichas personas están casadas, se denomina matrimonio abierto. La relación abierta y la poliamoría son términos diferentes.

  • Algunas relaciones ponen restricciones estrictas en sus partes (i.e. polifidelidad); tales relaciones son poliamorosas, pero no son abiertas.
  • Algunas relaciones permiten sexo fuera de la relación primaria, pero no, amor o romance; tales relaciones son abiertas pero no poliamorosas
  • Algunos poliamorosos no ven dicotomías entre “relacionados y no relacionados” entre “amores y no amores”; sin estas divisiones, parece no haber caso para clasificar las relaciones como abiertas o cerradas.

El término “relación abierta” es comúnmente usado por personas que desconocen el término poliamoría, pues existe cierto traslape entre los dos términos.

[editar] Valores dentro de la poliamoría

A diferencia del término genérico intercambio de pareja, las relaciones poliamorosas generalmente involucran una liga emocional afectiva, aunque las diferencias entre intercambio de pareja y poliamoría son un tema abierto de debate e interpretación. Muchas personas dentro de las comunidades de poliamoría y de intercambio de pareja ven ambas prácticas coincidentes en la sexualidad e intimidad abierta.

Se observa que los valores discutidos aquí son ideales. Como en cualquier ideal, algunas veces, sus seguidores se quedan cortos en alcanzarlos, pero el quebranto sustancial de un ideal dentro de una relación poliamorosa se toman tan serio como en cualquier otro quebranto de otro tipo de relaciones.

[editar] Fidelidad

La mayoría de los monógamos definen fidelidad como el compromiso a un sólo amor exclusivo, absteniéndose de tener algún otra relación sexual o de pareja durante dicho compromiso. A diferencia, la mayoría de los poliamorosos definen fidelidad como el ser honesto y cercano con sus amores respecto a sus relaciones adhiriéndose a los compromisos establecidos con éstos.


[editar] Honestidad y respeto

La mayoría de los poliamorosos enfatizan respeto y comunicación para todos sus amores. Guardar información –aún en un acuerdo de ”no digas si no hay pregunta”– parece algo engañoso, ya que la persona difícilmente puede manejar la verdad o confianza ante sus amores. El amor debe aceptarse como parte de la vida de la persona, más que alguien relegado.

[editar] Comunicación y negociación

Ya que no existe un “modelo estándar” de relación poliamorosa, los participantes de una relación pueden tener diferentes ideas acerca de cómo la relación debe funcionar. Si no se definen las ideas, las expectativas fallidas pueden ser extremadamente dañinas a la relación. Por esta razón, muchos poliamorosos se abocan explícitamente a decidir con todos los involucrados las reglas básicas de la relación. A diferencia de otras formas de relaciones negociadas (i.e. acuerdo prenupcial) los poliamorosos comúnmente toman la negociación como un proceso continuo a lo largo de la vida de la relación.

En relaciones convencionales, los participantes pueden establecer un conjunto de expectativas comunes sin tener que conscientemente negociarlas, simplemente al seguir estándares sociales (un esposo y esposa esperan apoyo financiero uno del otro, por ejemplo.) Ya que las relaciones poliamorosas no pueden basarse en estándares sociales como punto de partida, dentro la relación se tiene que acordar mucho más por medio de la comunicación, el mutuo respeto y la comprensión, que más bien por algo establecido.

Los poliamorosos usualmente toman una visión pragmática en sus relaciones: aceptan que algunas veces ellos y sus amores cometerán errores y faltas a sus ideales. Cuando esto sucede, la comunicación es el canal importante para reparar los daños causados.

[editar] Desapego

Las personas en relaciones convencionales a menudo acuerdan no buscar otras relaciones en ninguna circunstancia, ya que atentarían con diluir o sustituir la relación primaria. Los poliamorosos creen que estas restricciones no son de hecho lo mejor en una relación, ya que tiende a remplazar confianza con prohibiciones posesivas, y ponen las relaciones en un marco de propiedad y control “tú eres mío”. Esto refleja suposiciones culturales donde las restricciones parecen necesarias para frenar “deslizamientos” de la pareja, o donde la otra relación cercana pudiera ser una seria amenaza a la dilución del vínculo.

Los poliamorosos perciben al amor de su amor, en función del enriquecimiento a la vida de su amor, más que una amenaza para sus vínculos. El viejo dicho “Si amas algo, déjalo libre, si regresa es tuyo, sí no, nunca fue” describe una visión similar. Por esta razón, muchos poliamorosos ven la visión posesiva de las relaciones como algo que se debe evitar. Esto requiere una buena labor de confianza. (Una simple prueba: ¿Al ver que tu amor encuentra otro socio o socia sería causa de felicidad para ti (comprensión) o alarma?.)

Aunque el desapego es una parte importante de muchas relaciones poliamorosas, no es universal como los otros valores discutidos arriba. Algunas alternativas incluyen arreglos en los cuales una relación primaria posesiva es combinada con relaciones secundarias desapegadas (común en el matrimonio abierto), y relaciones asimétricas en las cuales la “posesión” sólo se aplica en un sentido.

[editar] Grupos y conceptos relacionados

Las definiciones de poligamia y poliamoría guardan cierto traslape: cualquier relación amorosa polígama podría ser considerada también como poliamorosa, y muchos poliamorosos se consideran a sí mismos como casados con más de una persona. En la práctica, sin embargo, el uso distingue los términos: la “poligamia” es más frecuente usada para referir a una forma codificada de matrimonio o unión múltiple (especialmente aquellos que tienen una base religiosa o tradicional), mientras que “poliamoría” implica una relación definida por acuerdos entre los miembros, más que una norma cultural.

Así, aunque poligamia y poliamoría son a menudo tratados por neófitos como conceptos similares, los dos términos están basados en diferentes filosofías e ideales, y poca interacción ocurre entre los que se dicen “polígamos” y “poliamorosos”. En cambio, la poliamoría está ligada a grupos e ideologías que favorecen la libertad y preferencia individual en asuntos sexuales –i.e. homosexuales, lesbianas, etc.. Los valores poliamorosos de respeto, honestidad, comunicación y negociación son afines con estos grupos, y muchos de los problemas encontrados en las relaciones poliamorosas tienen paralelos, y pueden encontrar solución por métodos o ideas similares, en un mutuo enriquecimientos.

Sin embargo, las actitudes individuales varían ampliamente; dentro de cada uno de estos grupos, algunos miembros encuentran otros grupos objetables.

[editar] Críticas a la poliamoría

[editar] Objeción religiosa

La mayoría de las denominaciones religiosas (incluyendo todas las cristianas) esperan que una persona elija una pareja sexual o marital. Aún aquellas que permiten relaciones polígamas comúnmente la limitan a una forma rígida definida de matrimonio –usualmente poliginia. Los líderes religiosos tienen poco que decir de la poliamoría, y se debe posiblemente al bajo perfil que guarda comparado con otros temas éticos o de relación como la homosexualidad, y porque la poliamoría no se conoce o identifica claramente como una forma distinta de vida.

[editar] División del amor

Una crítica común a la poliamoría está basada en la creencia que al dividir el amor entre varias parejas, ese amor se disminuye. Esto es un argumento matemático que trata al amor como un objeto dividible o bien como un entero, algo que solamente pueden darse a una persona si se le quita a la otra.

Los poliamorosos rechazan esta visión del amor, argumentando que el amor no se disminuye por la división. Un argumento usualmente sostenido es que una persona que tiene dos hijos no ama menos a cualquiera de ellos por la existencia del otro. La visión sistémica encuentra que el amor que surge en el grupo poliamoroso puede ser algo inalcanzable por una persona o una pareja en lo particular.

Aquellos que valoran la monogamia a menudo señalan la fuerza y confianza que puede construirse en parejas duraderas por estar enfocados uno al otro, al no tener otras relaciones.

Un punto de vista intermedio es que mantener una relación requiere tiempo y energía, y ninguno de estos recursos son infinitos; así, mientras es posible amar a varias personas tanto como a una, hay un punto tal en que las relaciones pudieran empezar a sufrir.

[editar] Índice de fracaso

Las relaciones poliamorosas a menudo son criticadas porque no duran. Es difícil llegar a números precisos sobre la longevidad de las relaciones poliamorosas en comparación con las monógamas, lo que parece difícil evaluar por varias razones.

Al igual que muchos grupos de relaciones no-tradicionales, los poliamorosos no publicitan su status de relación. Comúnmente, sólo aquellas que fracasan en público se llegan a percibir. El criterio de “éxito” de sus participantes no siempre coincide con una “meta” establecida por la convención monógama. La poliamoría es mucho más fluida que el matrimonio tradicional, así las relaciones poliamorosas cambian o terminan en la medida que sus participantes consideran conveniente. Una relación que enriquece las vidas de sus participantes usualmente se considera “exitosa” aún cuando llegue a un fin. Ya que esto es parte del flujo de la poliamoría y puede terminar sin la amargura que acompaña a muchos de las rupturas de muchos matrimonios monógamos.

Ya que sexo y sexualidad conllevan muchos sentimientos en la gente, es difícil para las personas acercarse al parámetro de “éxito” de las relaciones poliamorosas, cuando los poliamorosos y sus opositores cada uno hace aserciones basadas en “selecciones específicas de evidencia” (para apoyar su punto de vista). Por ejemplo, aquellos que no se inclinan a estas relaciones pueden juzgar al tipo de relación apoyados en los fracasos de una particular instancia de éstos, aún cuando no lleguen a juzgar la institución completa del matrimonio como fracaso por el divorcio de una pareja en particular. Otras críticas pueden apoyarse en la observación de relaciones no-tradicionales que carecen del énfasis que la poliamoría pone en la honestidad, negociación y respeto.

Se carece de un estudio académico serio en esta área, simplemente no hay un estudio que compare relaciones monógamas con poliamorosas, ya sea en función de duración (en la medida de aquellas relaciones que hacen un compromiso de “vida”), o en función de satisfacer las expectativas de los que participan. Mientras que un observador casual pudiera observar muchas relaciones poliamorosas que terminan, los adeptos a la poliamoría observan que relativamente pocas relaciones monógamas tampoco son verdaderamente exitosas: citando el índice de divorcio, el número de matrimonios que se mantienen juntos sólo por apariencia, o el número en donde hay engaño o infelicidad. Así, hasta que no existan estudios serios, las reclamaciones en ambos sentidos deben tomarse como anecdóticas, con apoyos potenciales, y ciertamente no-científicas.

[editar] Indisposición/ineptitud al compromiso

La poliamoría es a menudo vista como una indisposición o ineptitud para hacer compromisos duraderos con uno de los amores, especialmente un compromiso de exclusividad sexual a una persona a lo largo de su vida entera, tal como sucede en el tradicional matrimonio monógamo.

De hecho, los poliamorosos comúnmente se ven a sí mismos haciendo muchos más compromisos, tantos como un padre al comprometerse a amar a todos sus hijos. Una expresión común usada por los poliamorosos es: “somos fieles a todos nuestros amores”.

[editar] Contra criticismo

Las actitudes poliamorosas hacia la monogamia varían ampliamente. Muchos poliamorosos consideran la poliamoría un sendero superior de vida a la monogamia, algunas veces describiendo la poliamoría como “más evolucionada”. Las relaciones monógamas son a menudo caracterizadas por estar basadas en la aceptación irracional de estándares sociales y religiosos, de apego o de celo. Algunos poliamorosos creen que las personas que tienen sólo un amor tienen una inferior capacidad de amor que aquellos que aman más –en oposición a la crítica de “división del amor” discutida antes.

Sin embargo, muchos otros ven la poliamoría y la monogamia como caminos de vida igualmente válidos donde la mejor elección depende del individuo. Mientras que el reconocimiento que muchas relaciones monógamas se basan en conformismo o posesión, aunque no se vea como una característica intrínseca de la monogamia así, la indisposición al compromiso duradero tampoco se vea como característica intrínseca en la poliamoría.

[editar] Poliamorosos famosos

[editar] Películas

Y tu mamá también película de Alfonso Cuarón

La Última Tentación de Cristo una novela de Nikos Kazantzakis (1966), película de Martín Scorcesse (1988)

"Poliamore" (Español: Poliamor) (http://www.poliamore.com) pelicula producida por Groovy Filmeshttp://www.groovyfilmes.com) en [co-producción] con Brasil, México y Argentina, de Rodrigo Rueda Terrazas, Mariana Pedroza y Frandu Almeida (2006) (

[editar] Enlaces externos

Poliamoría.com. Página de poliamoría en español (http://www.poliamoria.com).

Polyamory.org, la página del grupo de noticias alt.polyamory (http://www.polyamory.org)

Página de poliamoría en sexuality.org (http://www.sexuality.org/polyamor.html)

Periódico electrónico de sexualidad humana: Polyamory (http://www.ejhs.org/volume6/polyamory.htm)

All right, so what is “polyamory”? por Franklin Veaux (http://www.xeromax.com/fvpoly.html).

Revista Loving More (http://lovemore.com).

Polyamory Society (http://www.polyamorysociety.org).

World Polyamory Association (http://www.worldpolyamoryassociation.com/).

Planet Waves: Poliamoría es política (http://www.planetwaves.net/polypoly.html).

Polyfamilies: Poliamoría por lo práctico (http://www.polyfamilies.com).

Polyamory-Friendly Professionals (http://www.polychromatic.com/pfp).

What Psychology Professionals Should Know About Polyamory (http://www.polyamory.org/~joe/polypaper.htm).

Polyamory. What? Why? How? (http://www.xeromag.com/fvpoly.html).

"Poliamore" (Español: Poliamor) (http://www.poliamore.com) pelicula producida por Groovy Filmeshttp://www.groovyfilmes.com) en [co-produção] con Brasil, México y Argentina, de Rodrigo Rueda Terrazas, Mariana Pedroza y Frandu Almeida (2006) (

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Mitos en la práctica sexuales

Mitos en la práctica sexuales

NOCIÓN

Los mitos sexuales se extienden como los rumores, y tienen tanto fundamento como éstos. Una opinión no fundada sobre algo relacionada con el sexo, y expresada con la convicción que suele acompañar a la ignorancia, se convierte fácilmente en una creencia de toda una comunidad o generación. Esta falsa creencia comienza a divulgarse como algo comprobado y real, y se convierte en un mito.

Los mitos se desarrollan a veces precisamente porque parece que tienen sentido o porque deseamos que sean verdad.

La libre información sobre la realidad, y los cambios socioculturales hacen que los mitos sexuales dejen de serlo.

Los mitos sexuales muestran la escasa, y muchas veces falsa, información de nuestra sociedad sobre el sexo.

Algunos de estos mitos más frecuentes son los siguientes(recordamos que son falsos):

MITOS SOBRE EL ABUSO SEXUAL

La creencia erronea de que la mayor parte de los abusos sexuales a niños son realizados por homosexuales.

La creencia erronea de que los que abusan de menores son personas muy mayores y desconocidas.

La creencia erronea de que el abuso sexual es un hecho aislado que sólo padecen ciertos niños o niñas atractivos, mujeres jóvenes y bonitas, mujeres provocativas, etc.

La creencia erronea de que las personas que cometen abuso sexual son depravadas y enfermas.

La creencia erronea de que el abuso sexual a niños lo realizan personas desconocidas o extrañas, por la noche y en lugares ocultos o insólitos.

La creencia erronea de que es imposible que el marido abuse sexualmente de su esposa.

MITOS SOBRE LOS AFRODISÍACOS

La creencia erronea de que l os afrodisíacos aumentan el deseo y la potencia sexual.La creencia erronea de que el alcohol es un estimulante sexual.La creencia erronea de que l a marihuana es un afrodisíaco.La creencia erronea de que e l deseo y la capacidad sexual pueden incrementarse mediante ciertos alimentos, drogas, aparatos mecánicos o afrodisíacos.

MITOS SOBRE EL EMBARAZO

La creencia erronea de que la dieta alimenticia de la mujer durante el embarazo influye en el sexo del niño.La creencia erronea de que una mujer sólo puede quedar embarazada a través del coito o de la inseminación artificial.La creencia erronea de que el coito durante el embarazo puede perjudicar la salud o hacer daño al feto.La creencia erronea de que d urante el embarazo se debe evitar el coito.Para que la mujer quede embarazada es necesario que hombre y mujer alcancen el orgasmo a la vez.

MITOS SOBRE LA EYACULACIÓN PRECOZ (E.P.)

La creencia erronea de que:

Sólo tiene E.P. el hombre que se corre antes de penetrar.

La E.P. la padecen sólo los hombres jóvenes.

La E.P. se debe a defectos o trastornos físicos, de la próstata, fimosis, etc.

Todo hombre que tiene una fuerte impulso sexual tiene E.P.

La eyaculación precoz se quita siempre con el tiempo.La E.P. se trata con inyecciones, pomadas, pastillas, o intervención quirúrgica.

Un remedio contra la E.P. es pensar en cosas raras, desagradables, o ajenas al coito.

MITOS SEXUALES EN GENERAL

La creencia erronea de que:

La impotencia en los hombres mayores es siempre producida por factores físicos.

Los negros gozan de un mayor impulso y potencia sexual que los blancos.

El hombre con un pene muy grande tiene mayor potencia sexual que el que tiene un pene pequeño.

El deseo y la potencia sexual disminuye considerablemente a partir de los 40 ó 50 años.

MITOS SOBRE LA HOMOSEXUALIDAD

La creencia erronea de que:

El desequilibrio hormonal es la principal causa de la homosexualidad.

Un travestí y un transexual son la misma cosa, y ambos son homosexuales.

A los homosexuales se les conoce normalmente por su aspecto externo.

La mayor parte de los abusos sexuales a niños son realizados por homosexuales.

Los homosexuales, hombres y mujeres, lo son "de nacimiento".

Las personas son o totalmente homosexuales o totalmente heterosexuales.

MITOS SOBRE LA MASTURBACIÓN

La creencia erronea de que:

La masturbación es una práctica limitada casi exclusivamente a los hombres.

La masturbación durante la pubertad disminuye la potencia sexual en el hombre adulto.

La masturbación es físicamente dañina y disminuye la potencia sexual.

La masturbación muy frecuente conduce a la homosexualidad.

La masturbación es un hábito propio de las personas jóvenes e inmaduras.

La masturbación en el hombre o en la mujer es señal de que algo no va bien en su sexualidad.

MITOS SOBRE LA MENSTRUACIÓN

La creencia erronea de que:

Las relaciones sexuales durante la menstruación tienen el peligro de infección o contaminación.

Durante el periodo menstrual, la mujer no está preparada para tener relaciones sexuales.

Es peligroso tener relaciones sexuales durante la menstruación.

Durante la menstruación, las mujeres no deben practicar deportes, ni bañarse, ducharse o lavarse la cabeza.

MITOS SOBRE LA PORNOGRAFÍA

La creencia erronea de que:

La pornografía produce un efecto corruptor sobre la mente y la conducta de las personas.

La pornografía empuja a las personas a cometer delitos sexuales.

La contemplación excesiva de material pornográfico produce un deseo insaciable e incita al abuso sexual.

La creencia erronea de que:

MITOS SOBRE LAS RELACIONES DE PAREJA

Las relaciones sexuales deben conducir al coito; lo demás son conductas substitutivas, cuando no aberrantes.

Una buena relación sexual requiere un orgasmo.

La relación sexual sólo es plena cuando hombre y mujer llegan al orgasmo a la vez.

Los orgasmos simultáneos son necesarios para la compatibilidad sexual de la pareja.

MITOS SOBRE LA SEXUALIDAD FEMENINA

La creencia erronea de que:

Existen dos tipos de orgasmos diferentes en la mujer, uno vaginal y otro clitoridial.

La vida sexual de la mujer termina con la menopausia.

La satisfacción sexual de la mujer depende del tamaño del pene.

No está bien visto que la mujer tome la iniciativa en la relación sexual.

La ausencia del himen prueba que una mujer no es virgen.

La mujer llega al orgasmo al sentir la penetración del pene.

La extirpación del útero y los ovarios hace que la mujer pierda la apetencia y deja de sentir o gozar sexualmente.

MITOS SOBRE LA SEXUALIDAD MASCULINA

La creencia erronea de que:

La impotencia es natural e irreversible en el hombre de edad.Impotencia significa pérdida de virilidad.

El hombre siempre está dispuesto a tener relaciones sexuales.

Si el hombre no se excita en una situación sexual "es anormal" o "no funciona bien".

El hombre no debe decir nunca que "no" al sexo.

El hombre que funciona bien sexualmente tiene erección siempre que ve a una mujer.

La práctica sexual requiere siempre una buena erección (cuanto mayor mejor).

Un pene pequeño no puede proporcionar placer a la mujer.

El hombre tiene que tener una erección total para tener orgasmo o eyacular.

Seguro que tu sabes muchos más mitos... Algunos tal vez sean propios de la región o del país donde vives... Podríamos hacer un buen trabajo conjunto con ellos. Nos encantaría que los compartieras con nosotros.


Sexualidad satisfactoria para las mujeres

Sexualidad satisfactoria para las mujeres A lo largo de la historia, el hombre ha vivido su sexualidad de modo más satisfactorio y libre que las mujeres...

A lo largo de la historia, el hombre ha vivido su sexualidad de modo más satisfactorio y libre que las mujeres, ya que desde los inicios de la humanidad, el hombre ha tenido que potenciar su virilidad para poder asegurar su descendencia, mientras que la mujer, ha permanecido en un plano pasivo, receptora del cortejo y de las prácticas sexuales.

La cultura occidental, ha estado impregnada de tintes estereotipados, falsas creencias y tabues en torno a la sexualidad, descendencia importante de la antropología judeocristiana. La vivencia de la sexualidad fue condenada, restringiéndose a la reproducción. Se desacredita el placer sexual, corporal, para dar goce y placer al espíritu.

Actualmente, la sexualidad es aceptada por la mayoría de las personas, como una necesidad más del organismo. En algunos casos, especialmente en mujeres, la vivencia del disfrute y goce de la sexualidad, está contaminado de represión, sentimientos de culpa y vergüenza, que afloran en mayor medida en las prácticas sexuales sin pareja, es decir, en la autoestimulación.

La masturbación es una alternativa de disfrutar la sexualidad, bien en pareja o en solitario, y se entiende por ésta, la estimulación y/o autoestimulación, directa o indirecta de las zonas erógenas, con el objetivo de obtener y/o proporcionar placer.

La mayoría de l@s españoles, han practicado la masturbación, siendo los hombres quienes manifiestan tener más afición y constancia que las mujeres. Pero en realidad,
¿qué pasa con la masturbación femenina? ¿Las mujeres se masturban con menos frecuencia que los hombres? ¿Existe menor número de mujeres que se masturban o es una práctica que permanece en íntimo secreto?
Son muchas y muchos los que se cuestionan este tipo de interrogantes que quizás queden despejados con las siguientes consideraciones:
- Muchas son las mujeres que se masturban estimulando directamente los genitales, bien con la mano o algún objeto, como pueden ser los vibradores. La estimulación en la zona externa, suele realizarse acaricando el clítoris y la vulva. Y la estimulación interna, con introducción del dedo u objeto. Estas prácticas suelen ir acompañadas de caricias y frotamientos por los pechos, nuca, muslos y diferentes partes del cuerpo.
La masturbación explícita es practicada por gran número de mujeres aunque existe un porcentaje considerable que guarda las prácticas en secreto y en rigurosa intimidad.
- La estimulación indirecta de los genitales también es una forma de obtener placer, y en la que se encuentran gran parte de las mujeres que no reconocen que se masturban o que ni siquiera lo consideran conductas masturbatorias. La estimulación suele darse apretando los muslos y contrayendo la pelvis, también realizando presión sobre la vulva con la palma de la mano, como si de continencia urinaria se tratara. En algunas situaciones, la ducha puede ser una ocasión placentera al manipular la presión del agua sobre la zona genital y recrearse en las sensaciones que se experimentan.
Otro tipo de conductas indirectas que son frecuentes en las practicas de exploración y de iniciación entre niñas y adolescentes, son los frotamientos de genitales sobre la cama, ayudándose de movimientos rítmicos, frotamientos sobre la silla, buscando los bordes con el balanceo del cuerpo…En muchos casos, se mantiene este tipo de conductas estimulatorias en edades adultas, ya que es una forma de obtener placer menos culpabilizadora que la manipulación directa de los genitales y pechos.

- Prácticamente todas las mujeres por lo menos alguna vez en su vida, han realizado algún tipo de conducta de las descritas, con la finalidad de estimular las zonas erógenas del cuerpo y experimentar así sensaciones placenteras y excitantes.

La culpabilidad y vergüenza paralizan en bastantes mujeres, las conductas autoerógenas. Algunas aprenden a disfrutar de sus genitales tras las primeras relaciones sexuales, pero también están aquellas que se permiten disfrutar de las relaciones sexuales en pareja e inhiben el placer sexual con una misma. En estos casos, en la mujer persiste un fuerte peso social y educacional que reprime el goce, disfrute y deleite del propio cuerpo.

Lo esencial es aceptar la sexualidad como algo saludable y positivo, siendo la persona autónoma y responsable de cómo quiere vivir su sexualidad y si quiere hacer uso de ella.

La Organización Mundial de la Salud y los terapeutas sexuales, recomendamos su práctica.

Sara Rivero y J. J. Borrás Valls
Instituto de Psicología, Sexología y Medicina Espill

 

Mitos y Tabús

Mitos y Tabús

 

En los tiempos de hoy, aun perduran muchos mitos, que han llegado a sobrevivir por la transmisión oral, de padres a hijos. Pero cabe destacar, que desde hace décadas, las actitudes con respecto a la sexualidad, han cambiado muchísimo.. y no son para nada las mismas.

Casi todos los mitos nacieron en tiempos remotos, donde cada cual interpretaba las cosas a su manera, o se ceñía a una moral que no estaba basada en conocimientos; si no... que en dogmas; además el no poder hablarlo muchas veces, de forma abierta y en confianza; conducía no solo a tener miedo de charlar el tema o prejuicios, sino también a alimentar ciertos tipos de ignorancia.

Acá, vamos a exponer, algunos temas relacionados con actitudes o mitos sobre la sexualidad.

Pero, en primer lugar, nos gustaría citar la diferencia entre Tabú y Mito.

Tabú es una palabra de origen polinesio y ancestral, que se refiere a aquello que es prohibido, sagrado, peligroso, y que ni siquiera se tiene derecho a tocar con el pensamiento, y menos realizarlo en el aspecto sexual.

Actualmente, la idea que tenemos por Tabú, se aplica a toda prohibición establecida por la tradición y la sociedad. Estas prohibiciones son las que mantienen a la sexualidad, como algo oscuro y muy difícil e incómodo te tocar; sobre todo para los padres, cuando es necesario, poder charlarlo abiertamente, en la iniciación en la educación sexual de sus hijos.

Estos tabúes se llegan a vincular con sentimientos de culpabilidad y "no bien visto", dando lugar a su vez, al nacimiento de mitos.

"Un mito es una creencia popular y erronea, que influye en el comportamiento de la gente. Los mitos aparecen y desaparecen en tiempo variable y unos son reemplazados por otros".

Por ejemplo, la idea de que la masturbación produce daños mentales...

Muchas veces, una mala iniciación sexual, o culpas por sentir curiosidad al respecto, es responsable, por la persistencia de los tabúes en la sociedad.

Dentro de la sociedad existe un ciclo denominado "la ignorancia" que parte de los tabúes culturales, y que es el responsable de la transmisión de ideas y conocimientos erróneos con respecto a la sexualidad.

Para poder dar fin a "este ciclo", la única forma.. es mediante una buena educación sexual, tanto para padres como para hijos; ya que la actitud que cada individuo adopte, frente a todo lo relacionado con la sexualidad; depende en una gran medida de la educación que haya recibido, o del grupo social y religioso al que pertenezca.


Fuente: http://adoroteo.com/afro/mitos.htm

Liga Imagen: http://www.montedevenus.cl/articulo2.htm

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Mitos que pueden afectar la vida sexual de las parejas

Un mito frecuente en las parejas jóvenes es el que supone que una mujer joven no se embaraza en la primera relación sexual, este es uno de los mitos que se maneja entre los pololos y parejas de recién casados que tiene consecuencias evidentes para la pareja y su contexto, a la base de muchos embarazos no planificados.

Muchas mujeres que sufren de cáncer uterino deben operarse para evitar que la enfermedad ramifique y se generalice. En estos casos se les extirpa el útero y a veces también las trompas y los ovarios. Existe la falsa creencia de que estas mujeres han quedado "huecas" o "vacías" y sus parejas temen tener relaciones sexuales con ellas por miedo a encontrarse con que la pareja en vez de vagina tiene un vacío.

En estos casos no se extirpa el cuello del útero ni la vagina que son los órganos sexuales externos, con los cuales se lleva a cabo una vida sexual normal. Si bien estas mujeres no pueden volver a tener hijos, su vida sexual no tiene por qué verse afectada. Las sensaciones serán las mismas que antes (para ambos miembros de la pareja) y, si el sistema hormonal está bien regulado, el deseo sexual y la capacidad de llegar al orgasmo serán normales.

Uno de los mitos más difundidos es aquel que señala que los hombres pueden tener amantes sin afectar la relación de pareja. Se piensa en cambio que si las mujeres tienen amantes la situación es más grave. Cuando una mujer tiene un amante se supone que esto está señalando el estado de crisis de la pareja a nivel afectivo (por que se piensa que la sexualidad en las mujeres va ligada a los sentimientos y emociones).

Por lo general la infidelidad en la mujer genera grandes dificultades en los hombres ya que por una cuestión de ego masculino y la sanción social asociada al engaño (" es un torpe.., no fue capaz de satisfacer a su mujer", etc..) les es difícil aceptar que pueden ser capaces de perdonar a su pareja. Esto independiente de la afectividad y amor que sienta por ella.

Si un hombre es infiel, se espera que la mujer lo perdone cada vez que él muestre su arrepentimiento y deseos de volver a reconstruir la pareja y la familia. Se debe señalar en cambio que, a nivel cultural y social, no se acepta fácilmente al hombre que perdona a su esposa infiel.

El mito central es que los hombres pueden tener amantes sin afectar la relación de pareja. En cambio las mujeres no pueden tener amantes sin afectar la relación de pareja. Aún cuando aparentemente no sea visible, tanto hombres como mujeres se ven afectados a corto o largo plazo por las infidelidades del otro. Las relaciones de pareja se ven también bastante afectadas en lo afectivo, la confianza y a nivel sexual, cuando alguno de sus miembros establece otra relación de intimidad con un tercero. La relación de pareja se define en torno a la intimidad de dos, si el sistema pareja cambia alguno de los aspectos y los deposita en otra pareja, estamos frente a un quiebre en la definición que dio vida a la pareja.

Finalmente cabe recordar que las infidelidades son un síntoma de que alguno de los aspectos de la pareja no está funcionando adecuadamente, y que por lo general las infidelidades son intentos de redefinirlas o de compensar los aspectos carentes de esta relación. Incluso se habla de infidelidades "dedicadas" en los casos que uno de los miembros de la pareja hace alarde de establecer una relación con otra persona. Estas advertencias explícitas serían una invitación al otro para cambiar la relación o pedir ayuda a un especialista para reactivar o mejorar la relación de pareja en todos los aspectos que sea necesario.

Liga de la imagen:

http://files.myopera.com/evictedfromlife/albums/13853/thumbs/vintage-erotica-16.jpg_thumb.jpg

 

Mitos y creencias respecto a la sexualidad femenina y masculina

La pareja está inevitablemente influida por las expectativas culturales sobre la conducta que deben tener hombres y mujeres respecto de la sexualidad. Crecemos dentro de un medio familiar y cultural que valida y estimula el desarrollo de la sexualidad en los hombres enseñando, por lo general, todos los aspectos del erotismo y la vida sexual en forma abierta a los hijos varones. Por otra parte, a muchas niñas se les enseña a evitar el tema de la sexualidad, a vivir lo relacionado con el sexo como algo lleno de temor y culpabilidad.

Junto con esta forma de socialización surgen gran cantidad de mitos sobre las conductas propias para cada sexo, que sin duda determinarán de alguna manera, la forma de comportarse en hombres y mujeres. Estos mitos dicen relación con la masculinidad asociada a la dureza, violencia, tomar la iniciativa, la no expresión de la afectividad y priorización de la razón por sobre la emoción, etc..; por otra parte la femineidad está asociada a la pasividad, la debilidad, la sumisión, la suavidad, priorizando el uso de la emoción por sobre la razón, etc..

Así el hombre o la mujer que no responde a estos cánones es descalificado en cuanto a su identidad sexual (a los hombres se los acusa de "finos","raros","afeminados" y a las mujeres de "ahombradas", "marimachos").

En los hombres se suele asociar ciertas conductas a la virilidad. Se piensa por lo general que si alguien no es brusco, ni rudo, ni agresivo, y además es afectuoso, expresivo en lo emocional, será signo de que tiene problemas de identificación con su propio sexo. El mito está en pensar que un hombre que tiene conductas de este tipo, se parecerá a las mujeres y por ende deberá preferir a los hombres (al igual que las mujeres).

Lo mismo sucede con las mujeres si son bruscas o más agresivas en su actitud. Se piensa que deben sentir como los hombres y por ende, deberán gustar de las mujeres (al igual que los hombres). Así estos mitos confunden la identidad sexual con ciertos formas de establecer relaciones con los otros, que son individuales y personales (dependen del carácter de cada uno y de la formación en su familia de origen).

Esto determina la forma de enfrentar la vida sexual en ambos integrantes de la pareja, generando así visiones dicotómicas sobre la vida sexual y las vivencias asociadas a ella. Así los hombres tienen, por lo general, una expectativa de una relación de pareja centrada en una vida sexual satisfactoria, y las mujeres en cambio centran sus expectativas en una relación de pareja satisfactoria en el plano afectivo y romántico.

Por tanto, cuando la pareja se encuentra sexualmente surgen las diferencias en cuanto a la actitud frente a la relación sexual. La mujer tiende a tener una actitud pasiva y de sumisión, por lo general con bastante temor (intenta evitar el encuentro sexual varias veces), y su entrega va directamente ligada a la afectividad entre ambos.

En cambio el hombre tiende por lo general a ser sexualmente más activo, tiende a tomar la iniciativa, a preocuparse por la eficiencia y rendimiento en la relación sexual. Además su interés tiende a estar en la satisfacción y en los aspectos eróticos de la situación, por sobre los aspectos afectivos.

Cuando esta visión de la sexualidad se lleva al extremo las parejas tienden a tener dificultades, ya que por lo general se espera que las mujeres accedan a todas las peticiones y demandas sexuales del hombre. De acuerdo a la formación que reciben las mujeres en nuestra cultura, que tienden al recato y la no erotización de la relación sexual, muchas de las peticiones atentan contra sus creencias y normas. Cuando algunas mujeres se niegan a acceder a las peticiones sexuales, los hombres tienden en algunos casos a hacer uso de la violencia psicológica o física para lograr la relación sexual con su pareja( "es mi señora,.. mi mujer").

Si bien estas conductas están aquí un tanto exageradas, esta es la base de muchas de las disfunciones sexuales en las parejas, entre las cuales las más frecuentes son la eyaculación precoz en el hombre y la frigidez en la mujer.

En la mayoría de los casos ambos síntomas no son sino manifestaciones evidentes de la rigidez con que se vive la sexualidad en nuestra cultura.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres