Blogia
Akelarre

Calendario lunar, Calendario Menstrual, la luna

Calendario Lunar de Febrero 2008

Calendario Lunar de Febrero 2008
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Calendario lunar Febrero 2007

Calendario lunar Febrero 2007

Calendario Lunar Diciembre

Calendario Lunar Diciembre

La Liebre y las Brujas

La Liebre y las Brujas

La asociación de la liebre con la Luna bien pudo influir en su relación con las brujas a partir del Medioevo. Pero es muy posible que fuera otra de sus características la que en la mentalidad del pueblo, fuertemente presionada por la jerarquía católica y la Inquisición, hiciera que todos pensaran que la bruja se convertía en liebre para acudir a danzar ante el Diablo en el prado del Buco. La liebre es un animal especialmente fértil y sus coitos son rápidos y habituales. Se dice que el macho espera a que la hembra acabe de parir para volver a montarla, y ésta suele terminar en el suelo como desmayada tras el encuentro. Por eso fue calificada de impúdica ya en la Biblia y antiguamente se consideraba pecado que una mujer mirara al animal. Lógicamente, la bruja acumulaba en su persona toda la maldad que la iglesia condenaba, y, desde otro punto de vista, toda la libertad que la sociedad reprimía en aquella época, aspectos los dos que podía representar la liebre.

Sea a causa de la luna o sea la naturaleza, las brujas se transformaban en liebres y las liebres traían consigo la desgracia. Era de mal agüero toparse con el animal en viernes o en sábado, posiblemente porque esos eran los días habituales para celebrar aquelarres. Si una mujer embarazada ve una liebre y no se persigna, su hijo no podrá cerrar los ojos y padecerá insomnio.

El poder de la liebre sobre la luna fue heredado por las brujas, pues de ellas se decía que eran capaces de hacer descender la luna, como lo hicieron las brujas de Tesalia o Medea.

Utora de la pintura:
Sara Castillo

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

calendario lunar de noviembre

calendario lunar de noviembre

La Luna, fases y eclipses

La Luna, fases y eclipses El movimiento de la Luna en su órbita alrededor de la Tierra hace que el Sol la ilumine de distinta forma, según la posición. En algunas ocasiones, el Sol, la Tierra y la Luna se encuentran alineados. Las fases de la luna determinaron, desde la antigüedad, la medida del tiempo, mientras que los eclipses se tomaron como acontecimientos espectaculares y trascendentes.

Las fases de la Luna

Dado que la Luna gira alrededor de la Tierra, la luz del Sol le llega desde posiciones diferentes, que se repiten en cada vuelta. Cuando ilumina toda la cara que vemos se llama luna llena. Cuando no la vemos es la luna nueva. Entre estas dos fases sólo se ve un trozo de la luna, un cuarto, creciente o menguante.

Las primeras civilizaciones ya medían el tiempo contando las fases de la Luna. Una semana es lo que dura cada fase, y un mes, aproximadamente, todo el ciclo.

Eclipse de Sol, eclipse de Luna

A veces, el Sol, la Luna y la Tierra se sitúan formando una línea recta. Entonces se producen sombras, de forma que la de la Tierra cae sobre la Luna o al revés. Son los eclipses.

Cuando la Luna pasa por detrás y se sitúa a la sombra de la Tierra, se produce un Eclipse Lunar (dibujo, izquierda). Cuando la Luna pasa entre la Tierra y el Sol, lo tapa y se produce un Eclipse Solar (dibujo, derecha).

Si un astro llega a ocultar totalmente al otro, el eclipse es total, si no, es parcial. Algunes veces la Luna se pone delante del Sol, pero únicamente oculta el centro. Entonces el eclipse tiene forma anular, de anillo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres