Blogia
Akelarre

POR QUE SER ANARCO FEMINISTA

¿POR   QUÉ  SER   ANARCO   FEMINISTA?  Cuando me preguntan por qué soy anarcofeminista con ese tono de voy tan paternal, no puedo más que sonreír, encogerme de hombros y contestar: por que sí. ¿Y por que sí? Porque más que respuestas tengo preguntas, preguntas que me hago desde siempre.    ¿Será porque estoy cansada de que me traten como si fuera menor de edad? ¿Será porque cuando era chica se me quedaron atragantadas las ganas de treparme a un árbol, porque hacerlo era cosa de varones y no había que ser marimacha?   ¿Será porque me moría de ganas de jugar a la pelota y solo se me permitía jugar a la casita o a las muñecas o leer cuentos, como los de Blancanieves, la Bella Durmiente y La Cenicienta y, al igual que ellas, estaba inducida a esperar al principe azul que llegaría y me salvaría de todos los males del mundo, a cambio de ello?    ¿Será porque aún tengo grabadas las culpas de las caricias inapropiadas permitidas al novio de la adolescencia? ¿Será porque no quise llegar virgen al matrimonio como corresponde a las mujeres de todas las generaciones?    ¿Será porque cada vez, durante el almuerzo o la cena, cuando alguien reclama la falta de sal, o algo por el estilo, se espera que sea yo quien vaya a buscarla? ¿Será porque quiero un compañero y caminar por la vida a la par, no delante ni detrás de él?   ¿Será por que quiero pensar por mi misma y no pedir permiso? ¿Será porque quiero hacerme cargo de mi propia vida, en lugar de cargar sobre las espaldas de un varón mi subsistencia?   ¿Será porque tengo la ilusión de que si repartimos y compartimos las tareas domésticas, la crianza de los y las niñas, las tareas que generan dinero, conocimiento, la toma de decisiones, etc. etc. esto nos permitirá a mujeres y hombres crecer juntos y nos hará la cotidianeidad más placentera?   ¿Será porque espero que cuando me equivoco, no se juzgue que el error que cometo se debe a mi condición de mujer?   ¿Será porque me llena de problemas el modelo de hombre que anda por ahí, con un celular en su auto, sonriendo por todos lados, presumiendo su virilidad al tratar de conquistar – seducir niñas mujeres, y así comprobar que por tener sexo con todas es suficientemente viril?   ¿Será por que quiero compartir la cama con un hombre que esté menos preocupado por su potencia sexual y se desnude en su sensibilidad, su ternura, sus miedos, sus alegrías, sus sueños y sus utopías?   ¿Será porque no tengo  ganas de esperar a que hagamos la revolución para resolver la relación de poder que existe entre hombres y en la que la mayoría de las veces, salvo contadas y honrosas excepciones que confirman la regla, las mujeres pasamos a ser propiedad de los varones?   ¿Será porque me suena a verso el discurso en el que se escudan los ‘revolucionarios’ que dicen que están tan ocupados con la revolución que no tienen tiempo para el compromiso afectivo y, al igual que los burgueses, caen en la práctica del sexo fácil, sin compromiso, bastardeando la existencia del amor libre?   ¿Será porque creo que ser libre no es hacer lo que me da la gana, sino elegir con qué y con quienes me comprometo?   ¿Será porque quiero llevar a la práctica tanto discurso y necesito un equilibrio entre lo que pienso y lo que siento?   ¿Será porque cuando nos planteamos hacer la revolución ‘con’ y no ‘para’, en el ‘con’ te incluyo y quiero que me incluyas? ¿Será porque creo que la revolución social comienza por la casa?   ¿Será porque el proyecto de ser madre por sobre todas las cosas no me alcanza como proyecto de vida? ¿Será porque además quiero elegir cuando, con quien y en que circunstancias ser madre?   ¿Será porque no quiero que cada vez que me enojo, grito, levanto la voz o estoy de mal humor me cataloguen como histérica o menopáusica?    ¿Será porque considero necesario, compa, que comprendas e internalices que el anarcofeminismo no es solo un problema de mujeres, que pienses que los roles asignados a hombres y mujeres con el objeto de someternos es la tarea que debemos enfrentar junt@s, el gran desafío que te propongo: cómo vamos a hacer la revolución social si no podemos revolucionarnos a nosotr@s mism@s?   ¿Será porque creo que si no es dentro del anarquismo, donde corren vientos libertarios, donde? Dímelo compa, ¿dónde podemos protegernos de las tempestades de la dominación en la que hemos sido formad@s?  ¿Será porque además de la utopía de una sociedad sin estado, sin iglesia, sin partido, sin policía, sin militares, sin patrón y sin marido, tengo la utopía de una de hombres sensibles?    ¿Será?   La acracia hará justicia a la mujer  Teresa ClaramuntBRUJAS  Publicación Menstrual-Número Uno Menos   
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres