Blogia
Akelarre

Poesía, cuentos, literatura, libros

Donde no hay docotor para mujeres

Donde no hay docotor para mujeres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Mujeres inventoras

Mujeres inventoras

El legado de las inventoras
Ada Lovelace
Ada Lovelace trabajó con Charles Babbage en las primeras computadoras.

Una investigadora encontró que hay muchas más mujeres vinculadas a inventos de lo que reconoce la historia.

Deborah Jaffe terminó recientemente un libro sobre Mujeres Ingeniosas, en el que investigó a las mujeres que con sus inventos cambiaron el mundo.

Entre los inventos se incluyen el limpia parabrisas, el lavaplatos, la cafetera y la tecnología detrás del chaleco anti balas.

"Cuando estaba escribiendo el libro la gente me decía que las mujeres no habían inventado nada", dijo a la BBC Jaffe.

"Encontré pruebas. Algunas de ellas son mujeres famosas y algunas no lo son".

Solución de problemas

La primera patente otorgada a una mujer data de 1637. Jaffe dijo que en el Reino Unido hubo 500 inventoras desde entonces hasta 1914, año hasta el que llegó su investigación por ahora.

Bebé
Hay algo acerca de la mente de las personas que inventan cosas, esa especie de creatividad, de facultad para resolver los problemas que, creo, es algo que las mujeres hacen todo el tiempo en sus vidas
Deborah Jaffe

Entre esas invenciones se incluye el lavaplatos, ideado por Josephine Cochran en 1886, y el pañal desechable de Marion Donovan.

Algunos fueron instrumentos diseñados para facilitar la vida doméstica, siendo un reflejo del rol tradicional de la mujer.

Pero Jaffe dice que esa no es toda la historia.

Por ejemplo, Ada Lovelace, hija del poeta Lord Byron, tuvo una gran participación en la invención del Motor Analítico, una de las primeras computadoras en 1842.

Entre las patentes registradas en Estados Unidos alrededor de esa época se incluye una máquina de liar cigarrillos.

También fue una mujer la persona que permitió por primera vez echar una mirada al fondo del océano, cuando Sarah Nather patentó un telescopio submarino y una lámpara.

Jaffe dijo que, de hecho, las mujeres tienen un talento especial para los inventos.

"Hay algo acerca de la mente de las persona que inventan cosas, esa especie de creatividad, de facultad para resolver los problemas que, creo, es algo que las mujeres hacen todo el tiempo en sus vidas", argumenta.

"Están haciendo 25 cosas al mismo tiempo. Probablemente no está conscientes de que están resolviendo problemas. Para ellas es sólo una forma de salir adelante".

Pasado y presente

Jaffe citó el ejemplo de Mary Anderson, quien diseño y construyó el primer limpia parabrisas.
El periodista John Simpson con un chaleco antibalas
Stephanie Kwolek inventó el Hevlar, el material que está dentro de los chalecos antibalas.

"Ella vivía en Alabama en el sur de Estados Unidos, donde hace mucho calor, y un invierno se fue a Nueva York", explicó.

"Nunca había visto nieve antes y durante una tormenta tomó un tranvía y se sorprendió porque el conductor tenía que salir constantemente del vehículo para quitar la nieve".

Pioneras más recientes incluyen a Stephanie Kwolek que en 1971 inventó el Kevlar, una fibra liviana que es utilizada en chalecos antibalas y miembros artificiales, y Barbara Askins, quien desarrolló un método para que la NASA pudiera revelar fotos del espacio.

Jaffe destacó que aún persisten estereotipos que encasillan a la mujer y no le permiten desarrollar su creatividad, destacando campos como el diseño industrial en los que encuentra dificultades para ser "aceptada".

Fuente: BBC. com 

Poemas de Rosario Castellanos

Poemas de Rosario Castellanos

Destierro

Hablábamos la lengua
de los dioses, pero era también nuestro silencio
igual al de las piedras.
Éramos el abrazo de amor en que se unían
el cielo con’ la tierra.

No, no estábamos solos.
Sabíamos el linaje de cada uno
y los nombres de todos.
Ay, y nos encontrábamos como las muchas ramas
de la ceiba se encuentran en el tronco.

No era como ahora
que parecemos aventadas nubes
o dispersadas hojas.
Estábamos entonces cerca, apretados, juntos.
No era como ahora.

 

Destino

Matamos lo que amamos. Lo demás
no ha estado vivo nunca.
Ninguno está tan cerca. A ningún otro hiere
un olvido, una ausencia, a veces menos.
Matamos lo que amamos. ¡Que cese ya esta asfixia
de respirar con un pulmón ajeno!
El aire no es bastante
para los dos. Y no basta la tierra
para los cuerpos juntos
y la ración de la esperanza es poca
y el dolor no se puede compartir.

El hombre es animal de soledades,
ciervo con una flecha en el ijar
que huye y se desangra.

Ah, pero el odio, su fijeza insomne
de pupilas de vidrio; su actitud
que es a la vez reposo y amenaza.

El ciervo va a beber y en el agua aparece
el reflejo de un tigre.
El ciervo bebe el agua y la imagen. Se vuelve
—antes que lo devoren— (cómplice, fascinado)
igual a su enemigo.

Damos la vida sólo a lo que odiamos.

Los portadores de sueños

Los portadores de sueños Gioconda Belli  En todas las profecías está escrita la destrucción del mundo.  Todas las profecías cuentan que el hombre creará su propia destrucción.  Pero los siglos y la vida que siempre se renueva engendraron también una generación de amadores y soñadores, hombres y mujeres que no soñaron con la destrucción del mundo, sino con la construcción del mundo de las mariposas y los ruiseñores.  Desde pequeños venían marcados por el amor.  Detrás de su apariencia cotidiana Guardaban la ternura y el sol de medianoche.  Las madres los encontraban llorando por un pájaro muerto y más tarde también los encontraron a muchos muertos como pájaros.  Estos seres cohabitaron con mujeres traslúcidas y las dejaron preñadas de miel y de hijos verdecidos por un invierno de caricias.  Así fue como proliferaron en el mundo los portadores sueños, atacados ferozmente por los portadores de profecías habladoras de catástrofes. los llamaron ilusos, románticos, pensadores de utopías dijeron que sus palabras eran viejas y, en efecto, lo eran porque la memoria del paraíso es antigua el corazón del hombre. Los acumuladores de riquezas les temían lanzaban sus ejércitos contra ellos, pero los portadores de sueños todas las noches hacían el amor y seguía brotando su semilla del vientre de ellas que no sólo portaban sueños sino que los multiplicaban y los hacían correr y hablar.  De esta forma el mundo engendró de nuevo su vida como también habia engendrado a los que inventaron la manera de apagar el sol.  Los portadores de sueños sobrevivieron a los climas gélidos pero en los climas cálidos casi parecían brotar por generación espontánea.  Quizá las palmeras, los cielos azules, las lluvias torrenciales Tuvieron algo que ver con esto, La verdad es que como laboriosas hormiguitas estos especímenes no dejaban de soñar y de construir hermosos mundos, mundos de hermanos, de hombres y mujeres que se llamaban compañeros, que se enseñaban unos a otros a leer, se consolaban en las muertes, se curaban y cuidaban entre ellos, se querían, se ayudaban en el arte de querer y en la defensa de la felicidad. Eran felices en su mundo de azúcar y de viento de todas partes venían a impregnarse de su aliento de sus claras miradas hacia todas partes salían los que habían conocido portando sueños soñando con profecías nuevas que hablaban de tiempos de mariposas y ruiseñores y de que el mundo no tendría que terminar en la hecatombe.  Por el contrario, los científicos diseñarían puentes, jardines, juguetes sorprendentes para hacer más gozosa la felicidad del hombre. Son peligrosos - imprimían las grandes rotativas Son peligrosos - decían los presidentes en sus discursos Son peligrosos - murmuraban los artífices de la guerra. Hay que destruirlos - imprimían las grandes rotativas Hay que destruirlos - decían los presidentes en sus discursos Hay que destruirlos - murmuraban los artífices de la guerra.  Los portadores de sueños conocían su poder por eso no se extrañaban también sabían que la vida los había engendrado para protegerse de la muerte que anuncian las profecías y por eso defendían su vida aun con la muerte. Por eso cultivaban jardines de sueños y los exportaban con grandes lazos de colores. Los profetas de la oscuridad se pasaban noches y días enteros vigilando los pasajes y los caminos buscando estos peligrosos cargamentos que nunca lograban atrapar porque el que no tiene ojos para soñar no ve los sueños ni de día, ni de noche. Y en el mundo se ha desatado un gran tráfico de sueños que no pueden detener los traficantes de la muerte; por doquier hay paquetes con grandes lazos que sólo esta nueva raza de hombres puede ver la semilla de estos sueños no se puede detectar porque va envuelta en rojos corazones en amplios vestidos de maternidad donde piesecitos soñadores alborotan los vientres que los albergan. Dicen que la tierra después de parirlos desencadenó un cielo de arcoiris y sopló de fecundidad las raíces de los árboles. Nosotros sólo sabemos que los hemos visto sabemos que la vida los engendró para protegerse de la muerte que anuncian las profecías.

Los demonios del edén

Los demonios del edén

El poder detrás de la pornografía

Autora: Lydia Cacho

Editorial: Grijalvo

Si en su primera novela Lidia Cacho nos plasmó con absoluta crudeza los sentimientos y el drama de una mujer infectada de SIDA por su esposo. Lidia Cacho presenta ahora este nuevo libro en el que narra el caso real de decenas de niñas obligadas a tener sexo y ser grabadas.

PORNOGRAFÍA INFANTIL

Los demonios del Edén

Advertencia: no es un tema fácil. Habla de una sociedad adormilada que no mueve un dedo. Involucra a decenas de niños de hasta 5 años (mayoritariamente mujercitas); a policías y políticos corrompidos, y a redes de narcotráfico y pornografía infantil. Pero no es la trama de una película en cartelera. Es un relato de la vida real. Decenas de pequeñas fueron obligadas a tener sexo y a ser videograbadas por un enfermo, nada tonto, que, parece, hizo parte de su fortuna con esta atrocidad. Pasó en Cancún, México. Con autorización de la autora y de su casa editorial, Día Siete presenta este adelanto de un libro valiente que expone al público escenas de un infierno que, paradójicamente, se debe conocer: de otra manera está condenado a repetirse (en este instante), ahora en su ciudad, ahora en su manzana, ahora tras la puerta del vecino. TEXTO: LYDIA CACHO

Gabriela, ahora de 29 años de edad, casada y con dos niños, asegura que fue víctima de Succar hace 14 años. Que la llevó una amiguita de la escuela, junto con otras ocho niñas. De esas ocho algunas se quedaron y fueron forzadas por Succar a llevar a otras niñas y niños. Ante la pregunta expresa de cuántos menores creen que Jean Succar y Gloria Pita llegaron a fotografiar, y a forzar a tener sexo para grabar videos en esos tiempos, Gabriela, con los0 ojos arrasados de lágrimas, calcula que quizá se trate de cientos de criaturas.

Gabriela se niega a hablar con las autoridades; ahora es una mujer casada, vive en una bella casa de la zona hotelera de Cancún y sus padres, quienes pertenecen a la alta sociedad cancunense yucateca, nunca supieron nada. Está convencida de que Succar es intocable. Luego de haber visto la tortura pública a la que la Procuraduría de Justicia sometió a Emma y las otras niñas y sus mamás, ella se conforma con ir a consultar a su terapeuta a Mérida una vez al mes. Reza para olvidar y cuida a su hijo y a su hija de extraños y conocidos por igual. Según ella, nadie merece vivir lo que todas estas niñas y niños han pasado, pero el tema se considera tabú. Por eso ella rompió la tradición familiar y a sus criaturas les ha explicado lo que es el sexo y lo que es el abuso.

Escribir o leer un libro sobre el abuso y comercio de menores no es ni fácil ni agradable. Sin embargo resulta más peligroso para la sociedad guardar silencio sobre este fenómeno. Ante la muda complicidad de la sociedad y el Estado, miles de menores son víctimas de comerciantes que les convierten en objetos sexuales para la compraventa y disfrute de millones de hombres, quienes encuentran en el abuso sexual infantil y en la pornografía, un deleite personal sin cuestionamientos éticos.

Esta no es una historia de un viejo sucio que descubre que le gusta tener sexo con niñas hasta de cinco años de edad. Y aunque algunos fragmentos en voz de las víctimas son profundamente dolorosos, la valentía y claridad de testigos y especialistas, nos permiten ver la luz al final del camino y comprender más a fondo las implicaciones de la complicidad del silencio en el tema de la violencia y la explotación sexual.

El reto del periodismo es recontar historias humanas para comprender mejor el mundo que nos rodea; en ese sentido Los demonios del edén, cumple ese propósito: mostrar el mundo de las sombras al que diariamente, y sin saberlo, se enfrentan cientos de madres, padres e infantes que jamás creyeron que ellos o ellas pudiesen caer víctimas de un pederasta, de un experto en pornografía o de un violador.

La corrupción e ineficacia de las autoridades son responsables de que miles de víctimas y testigos de delitos graves en este país prefieran guardar silencio, antes de enfrentarse a la torpe maquinaria de la policía judicial. El caso Succar es muestra fehaciente de ello. El testimonio de más de una veintena de mujeres y niñas que se acercaron a las organizaciones no gubernamentales, e incluso a periodistas, podría facilitar el encarcelamiento de delincuentes de la talla de Succar Kuri y las mafias que lo protegen. Pero la estigmatización y revictimización sistemática de las y los denunciantes son ejemplares; los delincuentes aprovechan esta inseguridad y desconfianza como elemento de inhibición de las víctimas, en pocas palabras, como alimento de la impunidad.

Después de la tormenta

Jean Succar Kuri asegura de voz propia en el video grabado que siempre ha tenido sexo con niñas aun de cinco años de edad. A Gloria, su esposa actual, la conoció en Acapulco cuando tenía 15. Succar vivía dos semanas del mes en Cancún desde hace 20 años. El resto del tiempo viajaba a Los Ángeles, California, a Las Vegas, Nevada, a Hong Kong, y a donde sus negocios lo llevaran para traer consigo cuantiosas sumas de dinero en efectivo.

Jean Thouma Hannah Succar Kuri nació en Becharré, Líbano, el 19 de septiembre de 1944. En su adolescencia viajó a México y arribó a Guanajuato a hospedarse en casa de sus tíos. En 1985 llegó a Cancún.

Comenzó con una fuente de sodas en el aeropuerto de Cancún y un par de tiendas de playeras baratas para turistas. Años después era propietario de 50 villas y operador del Hotel Solymar. Tenía a su nombre tres tiendas de artesanías en el aeropuerto de Cancún y hasta la fecha es dueño del restaurante central del mismo aeropuerto, concesión que consiguió por medio de su amigo Alejandro Góngora. Asimismo, es propietario de un restaurante en Los Ángeles y de una mansión en esa misma ciudad norteamericana. Desde mediados del 2004 fue detenido en Chandler Arizona, a petición de la PGR y la INTERPOL; sigue esperando juicio de extradición para ser juzgado en México.

El 26 de marzo del 2005 el juez federal Amado Chiñas, denegó al mexico-libanés Jean Succar Kuri el amparo solicitado por sus abogados norteamericanos para liberar sus cuentas bancarias por más de 20 millones de dólares. ¿Cómo pudo este empresario cancunense amasar esa fortuna? El lavado de dinero, la pornografía infantil y la protección política de este pederasta develan un secreto hasta hace poco tiempo muy bien guardado; un secreto que incluye la protección de hombres de poder y explica cómo surge un grupo de crimen organizado, sin que la sociedad se entere hasta que es demasiado tarde.

Turismo sexual

La nueva era empresarial presenta la explotación sexual como un negocio sumamente lucrativo para las mafias que lo controlan. Se dice que el turismo es la empresa del siglo XX, a la cual acompaña la venta, desde sitios de Internet de fácil acceso, de tours paradisíacos con sexo pagado incluido para el viajero con mujeres exóticas, jóvenes y dispuestas. Casi nadie escapa de esta lacerante realidad: América Latina, Asia, Estados Unidos y Europa, África, Canadá, Oceanía. Según el Unicef, más de un millón de niñas y niños son robados al año para insertarles en el negocio del turismo sexual con infantes.

Según declaraciones del propio general Rafael Macedo de la Concha, la PGR investiga a Succar Kuri por ofrecer a sus niñas por vía cibernética para tender una red de turismo sexual infantil. A pesar de todo, las autoridades, muchos medios, e incluso especialistas de la sociedad civil organizada, llaman aún a este fenómeno “prostitución infantil”, lo que implica, de manera falsa pero inconsciente, que hay un intercambio de dinero y de voluntades entre un adulto que paga por tener sexo con una niña de 13, 14 o 15 años, quien es forzada a aceptarlo para que su explotador cobre.

La industria de la pornografía infantil, directamente relacionada con el abuso sexual, el secuestro (secuestro para fines sexuales) y la explotación infantil, genera ganancias multimillonarias y, al igual que la del cine pornográfico ya mencionado, se entrelaza cada vez con mayor desenfado con las industrias formales. Todo ello no sería posible sin tres elementos: la protección de hombres de poder al crimen organizado que sustenta estos males sociales, la corrupción del Estado y la visión androcéntrica que protege los intereses masculinos (se calcula que más de trescientos millones de hombres adultos en América Latina pagan por tener sexo con mujeres jóvenes [Agencia de las Naciones Unidas para la Mujer: UNIFEM]).

En algunos países árabes y del sudeste asiático, donde el patriarcado es notoriamente fuerte, la venta, utilización y castigo de niñas y mujeres son vistos con naturalidad. En el video grabado sin que él lo supiera, Jean Succar afirma que no es muy malo lo que hace. Durante una conferencia de prensa un agente de la PGR lanzó al aire un: “¿Y si en el Líbano es normal que se metan con niñitas?”, a lo cual nadie respondió.o

Lydia Cacho

Mexico, D.F., 1963. Es periodista y activista social. Dirige en Cancún un centro integral para mujeres víctimas de la violencia, CIAM, en el cual se atendió a varias de las víctimas del caso Succar. Es autora de la novela Las provincias del Alma (Demac 2003). Columnista política de La Voz del Caribe. Directora editorial de la revista Esta boca es mía: apuntes de equidad y género y conductora del programa de TV con el mismo nombre. Colaboradora de opinión en el noticiero Detrás de la Noticia con Ricardo Rocha. Especialista en temas de violencia y género para la Agencia de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM). Ha publicado más de dos centenares de artículos en diversos diarios y revistas del país. Es Consejera de la Universidad del Caribe. Cofundadora de la Red de Periodistas de México, Centroamérica y el Caribe y corresponsal de la agencia de noticias CIMAC.

Fuente: http://www.mujeresenred.net/article.php3?id_article=198 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Carmen Boullosa (Escritora Mexicana)

Carmen Boullosa  (Escritora Mexicana)

Carmen Boullosa nace en la Ciudad de México el 4 de septiembre de 1954. Poeta, dramaturga y narradora. Estudió lengua y literatura hispánicas en la Universidad Iberoamericana y en la Universidad Nacional Autónoma de México. Actualmente reside en Brooklyn, USA.
En 1983 funda el taller editorial Tres sirenas.

Ha publicado:
Cuentos: La Midas (1986); Solo para muchachos/Only for Boys (1998); Papeles irresponsables (1989); Prosa rota (2000); La Bebida (2002).

Novelas: Mejor desaparece (1987); Antes (1989) [Premio Xavier Villaurrutia el mismo año]; Son vacas, somos puercos: filibusteros del mar Caribe (1991); El médico de los piratas (1992); Llanto, novelas imposibles (1992); La milagrosa (1993); Duerme (1994); Cielos de la tierra (1997); Treinta años (1999); Leaving Tabasco (2001); Cleopatra Dismounts (2003); The Miracle-Worker (2004).

Poesía: El hilo olvida (1978); La memoria vacía (1978); Ingobernable (1979); La voz y método completo de recreo sin acompañamiento (1983); La salvaja (1989); Todos los amores: Antología de poesía amorosa (1997).

Teatro: de sus obras han sido estrenadas: 13 señoritas (1983); Xe Bubulú (1984); Cocinar hombresLos totoles (1985); Mi versión de los hechos (1987); Aura y las 11 mil vírgenes, Propusieron a María (1987). (1985);

De su novela Duerme, dice la autora: “es una novela de aventuras... pero al mismo tiempo es una novela sobre mi pleito con la materia, mi pleito contra la identidad sexual, contra el cuerpo”. Juega con las palabras Carmen Boullosa, “por aquí, por aquí, Tlamayauhca, Nite, uica”, se interponen los lenguajes, se interponen los ropajes, “...todo acá es muy extraño. Este hombre es sin ropas mujer”, y se viste el personaje de ropa ajena para poder viajar por la vida acompañando a su madre en su largo peregrinar de prostituta, y a los diez años, el hombre es esclavo, y ya mujer es descubierta y violada y sigue el camino de la madre hasta que atraviesa las grandes aguas vestida de hombre para escapar a su suerte, vestida de india para escapar a la muerte.


El fin de siglo, el paraíso perdido, la utopía de un futuro inexistente y la destrucción de una sociedad cuya salvación se encontraría en el olvido y en la memoria que trae consigo la lengua son los temas desarrollados por Carmen Boullosa en su novela Cielos de la tierra. Juega Boullosa con los límites del tiempo, con aquellos delicados momentos que se encuentran entre dos tiempos, momentos de enfrentamientos, momentos de crisis, momentos que bordean el abismo y de los cuales queda el tiempo roto y un futuro impredecible.

Fuente:http://bluehawk.monmouth.edu/~pgacarti/B_Boullosa_Carmen.htm

El Harén de Occidente

El Harén de Occidente

¿Qué nos dice sobre una cultura el ideal de belleza femenina dominante en ella? ¿Por qué los hombres occidentales sueñan con un ideal de belleza femenina tan diferente del de los hombres orientales? Fatima Mernissi hace un viaje por los mitos literarios y pictóricos del mundo musulmán, demostrando así que los artistas concebían mujeres agresivas e hiperactivas y que a los musulmanes les atraen todavía hoy las mujeres seguras de sí mismas e independientes. Otros libros de la autora: Marruecos a través de sus mujeres Las sultanas olvidadas Harén Político: el profeta y las mujeres Sueños en el umbral...

Fuente: http://www.casadellibro.com/

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

BALÚN CANÁN

Rosario Castellanos

(NUEVE ESTRELLAS) ES EL NOMBRE QUE SEGÚN LA TRADICIÓN DIERON LOS ANTIGUOS POBLADORES MAYAS AL SITIO DONDE HOY SE ENCUENTRA COMITÁN, EN EL ESTADO DE CHIAPAS. ESTA POBLACIÓN, DE RANCIO SABOR COLONIAL Y ACUSADA PERSONALIDAD, HA SIDO TESTIGO DE HONDAS DIFERENCIAS RACIALES. LA AUTORA APROVECHA ESOS HECHOS PARA REFERIR MULTITUD DE EPISODIOS COTIDIANOS. EN BALÚN CANÁN SE ELABORAN LITERARIAMENTE LA VIDA, LAS COSTUMBRES Y LOS PUNTOS DE VISTA DE LOS DOS ACTORES PRINCIPALES DEL DRAMA RURAL COMITECO -BLANCO E INDÍGENA- EN UN MOMENTO DIFÍCIL DE LA HISTORIA CONTEMPORÁNEA DE MÉXICO CUYAS DERIVACIONES ÚLTIMAS AÚN NO SE VISLUMBRAN.

http://www.elsotano.com/Nueva/detalle.php?idProd=10063871

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres