Blogia
Akelarre

¿CÓMO CONSTRUIR UN HORNO SOLAR?

Vamos a construir una cocina solar denominada «30-60» porque su cara delantera puede colocarse en dos inclinaciones diferentes. El ángulo 60º es ideal para captar la radiación cuando el sol está bajo sobre el horizonte (invierno). La posición de 30º sirve para captar los rayor solares cuando provienen de mayor altura (verano).

l 30-60 es un horno solar del tipo caja caliente. Consiste en una caja bien aislada térmicamente con su cara delantera transparente, que se utiliza como puerta del horno. El interior se pinta de negro mate para que la luz solar sea absorbida al máximo por la paredes del interior. Le dotaremos de unos reflectores planos para captar mayor cantidad de radiación y mandarla al interior de la caja caliente. Mediante estos detalles conseguiremos que este captador solar sea una trampa de calor muy efectiva. En su interior se alcanzarán temperaturas del orden de los 130º C, más que suficientes para cocinar alimentos lentamente.

El cuerpo del horno
Vamos a diseñar los laterales del horno, debemos dibujar sobre la madera chapeada las piezas de forma que lo que luego será la boca del horno esté inclinada adecuadamente.Lo más importante es que se forme un triángulo rectángulo cuya hipotenusa esté comprendida entre dos ángulos de 30 y 60 º respectivamente.

Cortamos las puntas del triángulo en sus dos ángulos de 30 y 60º, y los repasamos con lija para que se igualen. Estas medidas son adecuadas para introducir una olla de 5 litros. A continuación cortaremos 5 listones de 40 x40 mm a 48 cm de largo; usa la caja de ingletar para que los bordes queden a escuadra. Ahora clávalos con los laterales de contrachapado, formando el esqueleto (fig.1). Clava más de un clavo en cada unión para que no giren. Ha de quedar un esqueleto rígido y sólido.

Medimos las caras y hacemos las tapas con okúmen. La cara delantera quedará libre para colocar la puerta. Os recomiendo aplicar a los listones correspondientes cola de carpintero antes de clavar las tapas. Así quedará más sólido y herméticamente cerrado.

Para aislar térmicamente las paredes del horno, usaremos varias capas de cartón ondulado limpio pues comeremos lo cocinado en el interior. Mediremos los 6 huecos y haremos una plantilla de cada uno, cortando varias planchas de cartón iguales. Coloca una sobre otra con cola de carpintero hasta llegar a la altura de los listones (40 mm), unas 4 ó 6 capas en cada hueco. La última capa la forraremos con papel de aluminio, ayudándonos de una brocha y cola blanca rebajada con agua. El interior del horno habrá de quedar forrado con aluminio reflactante, con la cara más luminosa a la vista, no importando que queden arrugas o bolsas de aire.

La puerta del horno
Para confeccionar la puerta de cristal primero haremos el marco con 4 listones de 40 x 20mm. Las medidas de esa puerta serán 2 cms menores que el marco delantero del horno. De esta manera quedará un cerco sobre la puerta donde instalar los reflectores.

Corta 2 listones de 48 cm y otros 2 de 47 y clávalos como muestra el dibujo (fig.2a) para formar un marco de 48 x 51 cm exteriores y una luz de 44 x 47.

Encola bien las juntas para que el marco quede fuerte. Para asegurar que la puerta queda bien encuadrada guíate con la escuadra de carpintero y clava unos listoncillos en las uniones para que sequen en buena posición. Cuando el marco esté rigido y seca la cola, coloca el cristal. Para ello clava 4 listoncillos de 10 x10 mm en el interior del marco y encólalos justo al ras de la que será la cara delantera de la puerta (fig. 2b). Dentro del marco y encima de estos listones fijaremos el cristal de la puerta del horno, mejor si es climalit. El cristal medirá 43 x 46,5 cm. Aplica un buen cordón de silicona trasparente sobre el bordillo formado con los listones, lugar que ha de estar muy limpio, y coloca el cristal. Sobre éste aplica otro cordón de silicona y clava otros 4 listoncillos, presionando sobre la silicona hasta que se distribuya por todas las rendijas. Pasadas 4 ó 5 horas ya se pueden eliminar los restos de silicona con ayuda del cutter.

Instalando la puerta del horno
Necesitaremos una bisagra de 47 cm de largo, cuyas hojas tengan 20 mm de ancho. Hay que centrar la puerta sobre el marco de manera que quede 1 cm alrededor de la puerta acristalada. Atornillaremos la bisagra en el lado que hayamos decidido, bien alineada con el listón correspondiente. Luego fija la otra hoja de la bisagra con tirafondos al marco del horno. Interesa que la puerta pueda abrirse y cerrarse fácilmente y que ajuste bien sobre la boca del horno. Colocaremos un burlete autoadhesivo de caucho en la puerta para que cierre herméticamente. Para cerrar el horno a presión, le instalaremos 2 cierres de carlota (fig. 3) en el lado contrario a la bisagra. El macho y la hembra han de colocarse bien alineados y a la misma altura. Para ello habremos de colocar unos taquitos de madera de 10 mm de grueso debajo de la hembrilla para elevarla. Para terminar colocaremos en la puerta un tirador bien centrado y no muy grande para que no proyecte su sombra sobre el horno.

Ya tenemos el horno solar, pero vamos a perfeccionarlo colocando en su interior una chapa metálica oscura que absorba la radiación y la transforme en calor útil. Usa pucheros oscuros para cocinar y haz una base metálica que proteja al horno de posibles manchas y malos olores.

Colocaremos la chapa en las dos posibles bases del horno. Emplea una chapa de aluminio, de latón o de hojalata de 0,5 mm de grosor y 39 x 62 cm de superficie. La marcaremos a 25 cm y la plegaremos a 90º con ayuda de unos listones y 2 apretadores. Esta chapa doblada tiene que encajar bien dentro del horno. La pintaremos de esmalte negro mate. Conviene dejarla suelta para fregarla cuando se ensucie.

Los reflectores
Los reflectores nos servirán para captar mayor área de radiación solar y enviarla al interior del horno. Tenemos que hacer un embudo cuya boca pequeña encaje alrededor de la puerta del horno. Los haremos, de acuerdo a las medidas de la fig. 4, con madera de contrachapado de 10 mm de grosor, forrada de hoja de aluminio de cocina, pegada con cola de carpintero rebajada con agua al 50%. Una vez secos, los pegaremos con tiras de tela vaquera o lona, usando cola de carpintero. Atento al orden, pues 2 reflectores tienen una medida y los otros 2 otra. Junta uno grande y uno pequeño con sus caras reflectantes enfrentadas y, alineando sus bordes en ángulo, los fijamos con unos apretadores a la mesa de trabajo (fig 5). Luego encolaremos un margen de 6 cm para colocar la tira de tela alrededor de las dos planchas formando una bisagra entre ambas.

Cuando los 4 reflectores estén secos, uniremos los 4 bordes restantes con sendas tiras de tela. Sigue los mismos pasos: doblar, fijar, encolar y pegar la tela. A continuación heremos encajar el embudo reflector en la puerta del horno. Verás que uno de los laterales tropieza con los dos cierres de carlota. Marca con un lápiz el lugar exacto y procede a recortarlo. No olvides colocar una manilla para transportar el horno justo encima del lado más alto, cerca de la puerta.

Cómo usar el horno 30-60
Colócalo orientado al sol donde no vaya a haber sombras durante unas horas. Lo mejor es poner primero el horno al sol para que vaya caldeándose mientras preparamos los ingredientes de la comida. Introduciremos los alimentos en un puchero negro u oscuro y, quitando el reflector, abriremos la puerta y meteremos dentro la olla. Luego, cerramos, colocamos el reflector y a esperar. Los recipientes pueden ser metálicos, de barro o esmaltados y si la tapa es transparente mucho mejor. Si hubiera sombras en el interior del horno, hay que moverlo lateralmente hasta que desaparezcan. Cada 20 ó 25 minutos podemos girarlo para que esté perpendicular al sol. Notaremos que la comida hierve cuando se condense agua en las esquinas del cristal interior. La comida se hará en el doble de tiempo de lo normal, alcanzando temperaturas hasta de 150 º gracias a los reflectores.
José Manuel Jiménez, «Super»
Ingenios Solares, Editorial Pamiela
Tfno: 948 14 21 93    

Material Necesario
      
    * 2 tableros de madera contrachapada de 10 mm. de grosor. Uno de 1,50 X 1 m. y otro de 1 X 1 m.
    * 1 plancha de madera de okúmen de 2 X 1 m.
    * 4 listones de 2,50 m. de largo de 40 por 40 mm.
    * 1 listón de 2,50 m. de largo de 40 por 20 mm.
    * Unas cajas de cartón ondulado que estén limpias para emplearlo como aislante térmico.
    * Una chapa metálica de 39 por 62 cm. y de 0,5 mm. de grosor, que sea fácil de doblar (aluminio, latón, hojalata...).
    * 4 ms. de cuadradillo de madera de 10 por 10 mm. (también sirve junquillo de cristalero de 1X1).
    * 1 vidrio de 43 por 46,5 cm. o un climalit de esas medidas.
    * Unas tiras de tela vaquera o lona de 10 cm. de anchas.
    * Un rollo de papel de aluminio del usado en la cocina.
    * Una tira de bisagra de piano de 20 mm. de ancha y 47 cm. de larga.
    * 2 cierres de presión tipo carlota.
    * 1 asa para transportar el horno y un pomo pequeño para la puerta.
    * 2 metros de burlete de caucho autoadhesivo.
    * Cola blanca de carpintero, silicona traslúcida anti-moho, clavos de varios tamaños y tirafondos.
    * Pintura negra mate.

Herramientas
      
    * Una sierra de marquetería, serrucho o caladora eléctrica.
    * Un transportador de ángulos.
    * Serrucho de costilla y caja de ingletear.
    * Una escuadra de carpintero y una regla de seguridad.
    * El cutter y las tijeras.
    * Una lima y papel de lija o lijadora eléctrica.
    * Martillo, apretador y destornillador.
    * Pistola de silicona y brocha para encolar y pintar.
    * Metro y lapicero.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
    

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres